Políticos

Uribe Vélez se presentó a su indagatoria en el Palacio de Justicia, entre simpatizantes y detractores

El expresidente Álvaro Uribe Vélez llegó al Palacio de Justicia sobre las 6:40 A.M. de este martes, para rendir indagatoria ante la Corte Suprema de Justicia, en el marco de la investigación que se adelanta en su contra por presunta manipulación de testigos.

El ex presidente y senador Uribe arribó esta mañana al lugar de su cita para declarar su versión de los hechos ante el alto tribunal, y el entorno en que lo hizo, marca mucho la polarización que existe en el país en cuanto a su figura pública se refiere.

Como ya se conoce, en varias de las apariciones públicas del líder del Centro Democrático se puede esperar un gran alboroto, por ello, la algarabía a las afueras del Palacio de Justicia también hizo parte de su llegada al recinto.

Mientras el expresidente bajaba de su camioneta blindada, se escuchaban los gritos de las multitudes apoyando al senador y, por otro lado, también se oían voces de insultos hacía él.

¡Uribe, paraco, el pueblo está berraco!, y ¡Uribe, amigo, el pueblo está contigo, gritaban los asistentes dirigiéndose al senador.

Acompañado por sus abogados Jaime Lombana y Jaime Granados, el líder del uribismo entró por la carrera Octava, vía en la que, de lado y lado, hicieron presencia tanto sus seguidores como sus detractores, quienes de manera pacífica manifestaron con pitos y arengas.

Cabe mencionar que el expresidente de la República no hizo ninguna declaración a los medios mientras ingresaba al Palacio de Justicias. Sin embargo, tomó la oportunidad para apretar las manos de varios de sus seguidores.

Es preciso recordar, que el senador Álvaro Uribe Vélez deberá responder 100 preguntas que se relacionan con unas presuntas presiones a grupos de exparamilitares que se encuentran recluidos en diferentes cárceles del país, a fin de que declararan en contra del congresista Iván Cepeda.

En el enlace, el video de los gritos frente al Palacio de Justicia tanto de los seguidores de Uribe como de sus detractores.