viernes, diciembre 1, 2023
Políticos

Uno de los acusados de la violación de San Fermín admite que no hubo consentimiento expreso

El primero de los acusados que ha declarado en el juicio por la violación múltiple de San Fermín de 2016 no ha sabido contestar ante el tribunal cómo expresó la víctima el consentimiento que, según su testimonio, tenían para mantener relaciones sexuales con la joven que entonces tenía 18 años. De hecho, ha admitido que no fue un consentimiento expreso.

“A la pregunta de la fiscal de cómo mostró la víctima el consentimiento no ha sabido responder”, ha explicado Carlos Bacaicoa, abogado de la acusación particular.

El abogado Agustín Martínez Becerra, que defiende al primer declarante y a otros dos de los cinco acusados conocidos como La Manada, ha señalado, no obstante, que hay otras formas de consentir, respecto a esa falta de consentimiento de palabra admitido por su defendido y puesto de manifiesto por la acusación.

Martínez Becerra, que ha dicho que sus clientes están “tensos” porque se juegan 25 años de cárcel, ha calificado de “puntilloso” el interrogatorio de la fiscal, una concreción que puede ser la causa, ha ironizado, de la actitud del resto de acusaciones. “Son la fiscal y las acusaciones quienes tienen que demostrar que son culpables, no nosotros que son inocentes”, ha añadido Becerra.

Según ha añadido, su defendido ha respondido al interrogatorio “con educación y respeto”, aunque, al igual que tienen previsto hacer el resto de acusados, se ha negado a responder a las acusaciones populares ejercidas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona.

Los gritos y lemas lanzados por medio millar de personas concentradas este mediodía ante el Palacio de Justicia de Pamplona han obligado al tribunal a hacer un receso en la vista. Ya había declarado José Angel Prenda y estaba testificando Ángel Boza cuando se ha interrumpido. “Parecía que se estaba juzgando en la plaza”, ha contado Becerra.

Los concentrados, convocados por las asociaciones feministas Lunes Lilas y Andrea, portaban una pancarta con la frase “¡No es no!, ¡Justicia!” en castellano y euskera y carteles con lemas como “Juicio a los imputados, no a las víctimas” y “La violencia sexual es violencia machista”.

ELPAIS