jueves, febrero 1, 2024
Colombia

“Todos estamos en el mismo camino, hay que acabar con los cultivos de uso ilícito” Camilo Romero

La Cumbre del Pacífico 2019, celebrada en Buenaventura la semana pasada, no fue suficiente para ilustrar las posiciones contrarias sobre el uso del glifosato para erradicar los cultivos ilícitos que tienen el gobernador de Nariño, Camilo Romero, y el Gobierno. Terminado el evento, el mandatario departamental y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez evocaron, una vez más, la discusión a través de sus cuentas personales de Twitter.

“Quiero resaltar vicepresidenta que todos estamos en el mismo camino, hay que acabar con los cultivos de uso ilícito (…) pero que no se pretenda decir que quienes procuramos cumplir la palabra como Estado con el proceso de paz estamos a favor del narcotráfico y otros están salvando la patria de este flagelo. No, todos estamos del mismo lado”, compartió Romero un fragmento de su intervención en el evento que reunió a los gobernadores, congresistas y líderes sociales de Chocó, Cauca, Valle del Cauca y Nariño.

En esa misma tónica, el mandatario de Nariño cuestionó por qué el ministro de Defensa, en los últimos días, confirmó que la aspersión con el glifosato se retomaría en “cuestión de semanas”. “Tenemos un Gobierno dispuesto a gastarse el doble de lo que implica cumplir la palabra de los planes de sustitución de cultivos de uso ilícito, que cuestan 36 millones de pesos por hectárea con las familias”, dijo Romero, recordando que el valor del herbicida por hectárea es de 72 millones de pesos, “cifra que el ministro no pudo responder en la audiencia de la Corte”, recordó.

Además del precio, el gobernador reiteró las otras repercusiones negativas del herbicida, afectaciones al medio ambiente y la salud,motivos que llevaron a suspender su uso en 2015. “Aquí le traigo esta carpeta con las firmas de los acuerdos colectivos del departamento de Nariño, de más de 50.000 familias dispuestas a la sustitución de cultivos de coca, a las que no se les ha dado respuesta”, dijo Romero a la vicepresidenta.

EL ESPECTADOR