jueves, mayo 30, 2024
ColombiaInternacionalNoticiasPolíticos

‘The Economist’ hace fuerte crítica a la ‘paz total’ del Gobierno Petro y la llama “caos total”. Dice que está “más temblorosa que nunca”

La revista The Economist publicó un artículo sobre la actualidad de la ‘paz total’ que impulsa el Gobierno del presidente Gustavo Petro. De acuerdo con el análisis, titulado “Caos total”, la iniciativa se encuentra atravesando un momento difícil y está “más temblorosa que nunca”.

La publicación hace un recuento de la llegada al poder del presidente, momento en el que hizo de la ‘paz total’ su principal prioridad. “Menos de un año después, su búsqueda por la paz parece estar más temblorosa que nunca”.

Además, señala que los planes del presidente Petro siempre han parecido “ambiciosos”, dado que Colombia ha estado plagada de conflicto armado desde hace más de medio siglo.

“Los presidentes han lidiado con el problema de diversas maneras: Iván Duque, su predecesor conservador, alentó a las Fuerzas Armadas a atacar a los jefes o capos de las pandillas. Anteriormente, Juan Manuel Santos, presidente de 2010 a 2018, pasó cuatro años negociando un acuerdo de paz con el entonces grupo guerrillero más grande y antiguo del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, conocidas como Farc. En 2016, la mayoría de las Farc acordaron deponer las armas a cambio de sentencias reducidas, escaños en el Congreso y numerosas garantías sociales”, relata el análisis de The Economist.

La revista también narró lo ocurrido con el cese al fuego bilateral con cinco grupos delincuenciales, decretado por el Gobierno a finales de diciembre del año pasado, y la radicación del polémico proyecto de ley de sometimiento, que busca establecer un marco legal para llevar a cabo las negociaciones con las estructuras.

“Sin embargo, tanto el ELN como el Clan del Golfo ya no forman parte del cese al fuego. El ELN afirma que nunca se inscribió en primer lugar, mientras que Petro puso fin a la tregua con el Clan del Golfo el 19 de marzo, después de que se descubriera que la pandilla estaba involucrada en una huelga minera. El presidente también enfrenta una lucha para obtener la aprobación de su nueva ley, que puede votarse en las próximas semanas. Francisco Barbosa, el fiscal general, critica la ley diciendo que indultará a los criminales. A Barbosa también le preocupa que la ley erosione la independencia de la Fiscalía”, explicó la publicación.

Adicional a esto, explica que los ataques violentos en Colombia han incrementado en las últimas semanas. Dentro de los hechos, mencionaron el paro minero del Bajo Cauca, luego de que el presidente Petro intensificara las operaciones militares en contra de la minería ilegal. Luego, inteligencia colombiana encontró que el Clan del Golfo se encontraba infiltrado en la huelga, cuya hostilidad obligó al Gobierno a terminar el cese al fuego.

“De manera similar, el 29 de marzo el ELN atacó una base militar en Catatumbo, un área en la frontera con Venezuela donde se cultiva coca, la planta base de la cocaína. Nueve soldados murieron. Menos de un mes antes, un campesino y un policía fueron asesinados durante huelgas campesinas en Caquetá, en la región amazónica del sur. Más de 70 policías fueron tomados como rehenes por un día”, cuenta el análisis del medio inglés.

Dentro del panorama adverso para el Gobierno, ‘The Economist’ agregó que el hijo y el hermano del presidente Gustavo Petro son acusados de recibir sobornos de grupos narcotraficantes para lograr “concesiones” en el proceso del cese al fuego, lo cual ambos niegan. Incluso, mencionan el revés en torno a la reforma a la salud, que provocó que “su gabinete se pusiera en su contra” en febrero, refiriéndose a la salida del exministro Alejandro Gaviria.

Finalmente, el medio inglés concluye que la ‘paz total’ “parece más un eslogan que un objetivo alcanzable”.