viernes, febrero 2, 2024
ColombiaNoticiasPolíticos

“Tampoco me da miedo la política”: Claudia Carrasquilla, la ‘dama de hierro’

Por: Ignacio Mejía, ‘Nacho’

Luego de una permanente batalla de 25 años por la justicia y los derechos humanos en la Fiscalía, la abogada penalista antioqueña Claudia Carrasquilla tomó la decisión de dar el salto a la Rama Legislativa y para ello se encuentra trabajando en campaña electoral como candidata al Senado en la lista nacional de Cambio Radical con el CR 14.

Pues con ella conversamos ampliamente sobre esta tenaz decisión de incursionar en el difícil camino de la política electoral y de todos sus planes en el legislativo contra uno de los peores males de la sociedad colombiana como es corrupción y para contribuir a cambiar las enormes deficiencias del Legislativo con su rama colega de la Justicia, para lo cual comparte la necesidad de una profunda reforma y también de la Fiscalía.

¿Doctora Claudia, la política puede ser hasta más peligrosa que perseguir bandidos, no le da miedo meterse en esos vericuetos?

Miedo jamás, pienso en mi familia, pero también en los miles de colombianos que durante años hemos tenido que presenciar en silencio una corrupción que acaba literalmente con la vida y la dignidad de las personas, es claro que no será fácil, los capitalistas del poder están muy bien estructurados, muchos de ellos son organizaciones criminales, dedicadas a desangras las arcas del país y se deben combatir con la misma contundencia que a un grupo armado, pero la estrategia debe ser diferente.

¿Por qué tomó la decisión de ingresar a la actividad política electoral, conseguir votos es más difícil que desarrollar una investigación penal?

He luchado por más de 25 años por la justicia y la defensa de los derechos de las personas, arriesgando mi vida; y ahora lo seguiré haciendo desde lo político porque conozco muy bien las enormes fallas en el orden legislativo de la justicia y de la seguridad. Y le he visto de frente la cara a los corruptos.  Ahora es el momento de trabajar con todas las herramientas que tengo, dada la coyuntura política que vive actualmente el país.

¿Pasar de la rama judicial a la rama legislativa es un cambio radical en su vida?

Totalmente radical en cuanto a la metodología, pero la naturaleza de servir a las personas es la misma. Yo soy abogada, inicié mi trabajo con el Estado siendo asistente y progresivamente fui ascendiendo con mucho sacrificio hasta llegar a ser Fiscal, directora de Fiscalías en Medellín, pasé a directora nacional contra el Crimen Organizado, lo que me ha formado y me ha dado la experiencia necesaria para afrontar el reto de llegar a lo legislativo, para presentar proyectos disruptivos. Frente a mi he tenido los rostros de muchos colombianos pidiendo justicia y sé que se puede lograr.

¿Cómo define usted la política, cuál es su concepción ideológica, por qué Cambio Radical?

Cuando un ciudadano vota le está entregando su futuro a alguien, ser político significa una voz en las decisiones que trazan un futuro y que siempre se espera que sea el mejor, esta visión personal siempre ha sido un primer renglón en mi vida, considero que la política debe ser renovada, pero de la mano de la experiencia.

Sobre mi concepción ideológica debo decirle antes, que quiénes me conocen saben que soy de carácter y tengo claro que las decisiones que favorezcan a los colombianos no deben estar polarizadas. Si invirtiéramos la energía que gastamos generando división, si lo hiciéramos en pro de solucionar las necesidades urgentes de la gente, quizás podríamos tener una política justa y efectiva.

Elegí Cambio Radical por que durante mi paso por la Fiscalía siempre recibí propuestas políticas de diferentes partidos y comencé a realizar análisis en las pasadas elecciones presidenciales, me di a la tarea de revisar programas de gobierno de los entonces candidatos y encontré en la propuesta de German Vargas Lleras un programa totalmente coherente, ajustado a cifras y realidades actuales del país, por lo que desde ese momento comencé a identificarme con dicho partido.

¿Cuáles temas colombianos trabajaría en el Legislativo, qué opina del Congreso, sus propuestas centrales, que piensa de una gran reforma a la justicia?

Estoy convencida que Colombia necesita una reforma a la justicia profunda, una reforma a la justicia estructural que le entregue a la Fiscalía y a la policía judicial las herramientas suficientes para perseguir a las estructuras criminales que hoy tienen arrinconada a la sociedad colombiana, flagelos como el hurto a personas, la extorsión, el microtráfico, los fleteos, afectan la cotidianidad de las personas. Pero además se hace necesario una reforma a la justicia que permita perseguir efectivamente la corrupción que ha carcomido las instituciones del Estado, persiguiendo los bienes de los corruptos que han adquirido con el dinero de los colombianos. No puede ser que en Colombia las instituciones, como el Congreso y otras corporaciones de elección, muchas de las entidades del Estado estén permeadas por la corrupción. La lucha contra la corrupción debe ser el centro de la actividad legislativa que emprenderé. Pero también soy consciente que se tiene que hacer una actividad importante para mejorar las condiciones de la seguridad urbana y rural, y mejorar las condiciones de las cárceles en el país. Veo la seguridad como un asunto estructural de varios ejes transversales como el acceso de los niños y jóvenes a la educación, la salud, el deporte, oportunidades en general para todos, para que la seguridad mejore. Se tienen que generar programas sociales que mejoren las condiciones de acceso a una vida digna para que los jóvenes no ingresen a las estructuras criminales que yo con tanta determinación he perseguido.

 ¿Cómo ve a la Colombia de hoy con pandemia y tras los estallidos sociales?

No solo en Colombia, sino el mundo entero se ha vivido en los últimos dos años una situación que ha desbordado las condiciones económicas y sociales. Lo cual ha generado desespero y movilización social. Yo no me opongo a que las personas manifiesten su inconformidad ante un gobierno, pero debe hacerse por vías que no afecten el orden social y de seguridad de los demás. Los mecanismos institucionales tienen que prevalecer por encima de las vías de hecho. La movilización social que ha presenciado el país en los últimos dos años ha sobrepasado los límites de la protesta pacífica, no se puede permitir que los bloqueos afecten el desarrollo económico y la libre movilidad de las personas. En el país se le tiene que entregar herramientas a la justicia, a la fuerza pública para poder actuar de manera efectiva ante ese tipo de violaciones a los derechos de las personas, pero también se le tiene que brindar a los inconformes con el gobierno, condiciones para que se expresen sin violencia. Por eso debe lucharse contra la corrupción, porque esto mejoraría el gasto, la inversión, lo social, siendo esta la mejor forma de evitar que los estallidos sociales se generen, garantizando el funcionamiento efectivo del Estado y que la inversión llegue donde tenga que llegar, no donde el político tenga su interés monetario.

¿Cómo ve sus posibilidades electorales?

Si las posibilidades son relativas al trabajo considero que llegaré al Senado con un gran margen de votación, dado que la tarea ha sido dura. Esta campaña no tiene grandes recursos, no contamos ni queremos tener un escaño soportado en maquinarias políticas, ni deberle favores a nadie. Gracias a estas premisas cada día más personas se han adherido a este proyecto, ya tenemos presencia en Caldas, Magdalena Medio, Bogotá, Cundinamarca, Boyacá, Urabá antioqueño, Área Metropolitana y muchos municipios de Antioquia. Cuento con lideres ya en muchas partes del país y estoy convencida junto con mi equipo de campaña que lo vamos a lograr. Soy un mujer honesta, juiciosa y muy disciplinada con las decisiones del partido. Apoyaré la propuesta presidencial que desde el partido se fortalezca.

Fuente: Panorama Político