jueves, mayo 30, 2024
Políticos

Sánchez mantiene el apoyo al 155 pero se distancia del “legado de cenizas” de Rajoy

Pedro Sánchez ha dado por terminada este sábado la tregua con el Gobierno tras su pacto con el presidente para aplicar el artículo 155 en Cataluña y ha abierto la confrontación con Mariano Rajoy. El secretario general del PSOE no se aparta del apoyo al Ejecutivo en la intervención en Cataluña, que sigue defendiendo, pero por primera vez desde el agravamiento de la crisis catalana ha cargado con dureza contra Rajoy y su “legado de cenizas”. “¿Qué herencia va a dejar [Rajoy] en Cataluña, en España y en Europa?”, se ha preguntado Sánchez, tras citar cuatro hitos del legado del líder del PP: el rescate bancario, la corrupción, la crisis territorial y la “terrible desigualdad provocada por sus recortes”.

El líder socialista ha querido marcar distancia con el PP en el comienzo de la precampaña de las elecciones catalanas y ha reprochado a Rajoy que dejara crecer la crisis territorial y que haya “confrontado de manera irresponsable a los pueblos de España”. No obstante, Sánchez no se aparta del acuerdo para el 155. “Los socialistas nunca quisimos ni la declaración de independencia ni la aplicación del artículo 155. Pero una vez impuesta la declaración de independencia no había otra respuesta posible”, ha defendido el líder del PSOE en su discurso ante el Comité Federal, reunido este sábado en Alcalá de Henares (Madrid).

El secretario general del PSOE defiende también la actuación de la justicia en la crisis catalana. “Cataluña vive un fracaso político y no podemos culpar a los jueces de ello”, cree Sánchez, que ha tenido también palabras de reproche contra Podemos por calificar como presos políticos a los miembros del Govern encarcelados. “¿Qué izquierda es esa que justifica haya presos políticos en otros países y se lleva las manos a la cabeza porque haya políticos presos por incumplir la ley?”, se ha quejado en referencia velada a los presos políticos de Venezuela.

Un PSOE “fuerte y unido” pide Sánchez en su nueva etapa al frente de la secretaría general. “Un PSOE autónomo, coherente, creíble, de izquierdas y comprometido”, ha descrito Sánchez 13 meses después de dimitir ante quien fue su rival en las primarias, Susana Díaz, y el resto de presidentes y líderes autonómicos y miembros de su dirección, ahora en su mayoría afines.

Los líderes territoriales del PSOE se han reunido antes en el Consejo Político Federal en el que Sánchez ha situado a ocho nuevos dirigentes territoriales sanchistas, aunque siguen teniendo asiento los presidentes autonómicos que apoyaron a Díaz, que han revalidado sus cargos en los congresos regionales. El líder socialista aspiraba en este cónclave a lograr un cierre de filas respecto de la estrategia de la dirección en Cataluña y en torno al PSC.

Lo ha logrado Sánchez a grandes rasgos porque la posición del PSOE junto al Gobierno ante la crisis secesionista contenta a los barones. “El PSOE está donde tiene que estar. Y tiene que estar en la defensa del estado de derecho, de la Constitución y de la democracia española. Y es donde yo he estado siempre, así que estoy contenta de que sea así”, ha subrayado Susana Díaz, con quien ha coincidido el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que cree que Sánchez “ha vuelto a situar al partido en el lugar de referencia que le corresponde, al lado de la Constitución y en defensa de la legalidad”, mientras el castellanomanchego, Emiliano García Page, se ha felicitado de que “el PSOE está muy lejos del vértigo de la irrelevancia en el que pudo estar hace un tiempo”.

La nota discordante la ha puesto el presidente valenciano, Ximo Puig, que ha eludido a preguntas de los periodistas respaldar al 100% la estrategia de la dirección.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha pronunciado tras Sánchez un discurso en abierto ante el comité, en el que ha explicado a sus compañeros de partido que su propósito es “abrir un tercer espacio en Cataluña”. “Queremos tender la mano a la izquierda y al centro, a autonomistas y federalistas”, ha indicado Iceta, antes de defender su estrategia de incorporar a no socialistas en sus listas “para salir del atolladero” en Cataluña: “Hay democristianos y comunistas. A mucha honra”.

“Quiero ser el presidente de todos”, ha dicho Iceta. “Os digo que quiero ser presidente no como una ambición personal, que por cierto no me falta. Quiero serlo para acabar con la división entre catalanes”. Iceta ha criticado duramente los años de gobiernos independentistas: “Uso mucho la expresión ‘cambio de rumbo'”. El motivo, según ha contado, es que hace unos años el president Artur Mas dijo que fijaba “un rumbo de colisión”: “Y la ha habido, y han perdido todos los catalanes y españoles”, ha lamentado.

Los barones han validado la estrategia de Iceta de pactar las listas con la antigua Unió pero el presidente castellanomanchego ha dejado una advertencia ante los posibles pactos postelectorales del PSC. Los socialistas catalanes, ha avisado Page, no pueden pactar “con aquellos que están contra la Constitución y quieren violentar nuestros derechos”.

El PSOE estrena para este cónclave nuevo lema, “Ahora, tu país”, que deja atrás la etapa de reivindicación de la izquierda que representaba el lema anterior, “Somos la izquierda”. No obstante, el secretario general socialista defiende que su ambición sigue siendo un acuerdo progresista. “Somos la izquierda que aspira a unir a la izquierda”, ha manifestado.

ELPAIS