Corrupción

Rodolfo Hernández el alcalde “incorruptible”, es acusado de saquear los recursos de los bumangueses con la complicidad de su hijo

Hijo de Rodolfo Hernández asegura que fue la ‘ingenuidad’ la que lo llevó a estar vinculado en el más grande caso de corrupción de Bucaramanga. 

Hallazgos de la Procuraduría, determinarían que el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, sabía de los actos de corrupción que su hijo Luis Carlos Hernández y los empresarios de Vitalogic Carlos Gutiérrez y Luis Andelfo Trujillo tenían para favorecer a este oferente, en el modelo fallido para la implementación y operación del uso de las basuras de la ciudad.

Según la investigación desarrollada por Noticias Caracol, Luis Carlos Hernández, aprovechaba su condición de hijo del mandatario, para direccionar contratos a cambio de jugosas sumas de dinero que le eran entregadas bajo el nombre de “comisiones”. 

Las pruebas que tiene el órgano de control en contra del mandatario y su hijo, son numerosas conversaciones de chats, en donde se habla de coimas y ajustes en los documentos de las diferentes licitaciones. 

El contrato que se había firmado a 30 años por valor de 750 mil millones de pesos, demuestra que Rodolfo Hernández tenía conocimiento y además, una relación de interés indebido favoreciendo de manera descarada a los empresarios de Vitalogic y que al parecer, este contrato estuvo amarrado desde el principio, sin transparencia alguna.  

Luis Andelfo Trujillo terminó siendo el primer testigo en esta investigación, ya que él mismo, decidió entregarse a las autoridades y exponer lo pactado con Hernández hijo, comisiones de 2.2% de participación que equivalen a más de 16 mil millones de pesos, las reuniones con el alcalde y como su hijo arreglaba todo, es decir, los detalles de este acto de corrupción que hoy deja expuesto al mandatario. 

Además, Trujillo revela que el mismo alcalde Rodolfo Hernández, decidió poner en el cargo a Jorge Hernán Alarcón, contratista de la empresa de Aseo de Bucaramanga, para ordenar los pliegos del millonario contrato con el que pretendían hacerle la trampa a los bumangueses, “Si hay algo de responsabilidad en la contratación de él (Jorge Alarcón) me la tienen que echar a mí”, expresó el alcalde ante la Procuraduría. 

La Fiscalía General de la Nación, también imputó cargos al exgerente de la empresa de Aseo de Bucaramanga y a Jorge Hernán Alarcón por encontrar varias irregularidades en la contratación de este último. 

Este escándalo ha sacudido a la ciudad bonita, pues muchos de sus ciudadanos creían que tenían a uno de los mejores alcaldes del país, con más del 50% de favorabilidad en las encuestas, con un carácter fuerte que alardeaba de ser intachable e incorruptible, un alcalde que perdió el respeto de los que en su momento lo eligieron, porque resultó siendo igual que esos a los que él tanto decía repudiar. 

Según la investigación de Noticias Caracol, este contrato no sería el primero, pues se habla de que Luis Carlos Hernández, estaba metido en varias licitaciones de la alcaldía y que le hablaba al oído a su papá, para sacar tajada de todo. 

Y hay más… 

Otra de las denuncias, es la de un contrato de antenas en donde al parecer Hernández hijo logró amañar la contratación para elegir a un oferente de su “rosca”: 

-Conversación chat: “¿y su papá ya firmó el de las antenas?” 

-Hernández hijo: “Sí señor, y dio autorización a Alex de hacer las revisiones a los pliegos para el nuevo contrato de vigilancia. Nos encerramos con él y Mauricio y Alex y vamos a hacer que se lo ganen ellos”. 

Para el hijo del mandatario, la alcaldía era un fortín que se convirtió en su caja menor, no había negocio del cual no buscara tajada y así lo demostró en su interés por promover la compra de la cartera del Acueducto al banco Elvetia para refinanciar la deuda a 20 años, un proyecto que era muy rentable pues de darse, la “comisión” que recibiría Luis Carlos Hernández, sería del 2% del valor del préstamo y a esa fecha se necesitaban 70 millones de dólares. Todo lo anterior, en el año 2016. Muchos presumen del desfalco de los otros años de mandato. 

Y como en todo proceso legal las partes involucradas tienen derecho a la defensa, Rodolfo Hernández y su hijo Luis Carlos Hernández, se presentaron ante la Procuraduría General de la Nación para dar su versión de los hechos. 

Ellos aseguran que nunca incurrieron en ninguna falla que afecte el erario de los bumangueses, aunque las pruebas digan lo contrario. 

Tanto el padre como el hijo, aseguran que todo se trató de un acto de “ingenuidad” por desconocimiento y de una persecución política en su contra.

Lo cierto, es que las evidencias no dejan bien parado al alcalde Hernández y a su hijo, que se convirtió el talón de Aquiles del ingeniero en un claro caso de avaricia y poder.