jueves, mayo 9, 2024
Políticos

¿Por qué solo el 40% de la población aprueba gestión de Duque?

La última encuesta Gallup hace importantes revelaciones del arranque de gobierno de Iván Duque. Al presidente solo un 40% de los colombianos aprueba su gestión, lo que hace desde ya que su inicio de gobierno no tenga la esperada Luna de Miel que sí vivieron sus antecesores Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe.

Cuando el entonces presidente Uribe iniciaba su mandato en 2002 su aprobación ascendía al 72%, de la misma forma cuando Santos llegó a la Casa de Nariño su aprobación llegó al 82%. Ambos consolidaron rápidamente mayorías en el Congreso y no tuvieron inicialmente una feroz oposición, pero nada de eso parece aplicarse hoy al joven presidente.

Duque no logró conformar una verdadera aplanadora en el legislativo, tampoco tiene una arrolladora aprobación, y las reformas que tendrá que enfrentar, empezando por la Tributaria, son un verdadero desafío en ese cometido.

Pero, ¿Por qué?

Duque no ha tenido la suficiente visibilidad

La posible renuncia de Uribe al senado, luego el proyecto de ley del mismo expresidente para el salario mínimo, y la misma Consulta Anticorrupción, le han restado protagonismo al presidente, lo que no aumentan su favorabilidad y reconocimiento.

Las visitas que realizó con su versión de los Consejos Comunitarios, no le han dado los micrófonos, y mientras no aparece por su gestión ante los medios, otros políticos han ido radicando y tomándose ese espacio.

Falta unidad en la comunicación

Ni el Centro Democrático (CD), ni el Ministro de Hacienda, parecen estar en sintonía con una sola voz con el presidente. El ministro Carrasquilla, luego de frases como “Sisben para los ricos”, o su propuesta de gravar toda la canasta familiar con IVA, también le ha quitado puntos a la gestión presidencial y muestra un corto circuito en la forma de comunicarse. Hace poco tuvo que decir que esas propuestas eran de él y no del gobierno.

El CD le ha dado varias sorpresas al presidente, como un proyecto de ley para evitar que llegue información de inteligencia a la JEP y a la Comisión de la Verdad, la misma propuesta de aumentar el salario mínimo, y la dividida posición frente a la consulta del pasado domingo.

Toda esta falta de coordinación le cuesta energías al presidente, y da una imagen de un accidentado inicio de gestión.

Duque tendrá que hacer mucho más por lograr la aprobación que tenía su mentor al llegar a la presidencia, y para eso necesita tomarse los micrófonos, y ser el centro de atención de un gran proyecto de país.

Fuente