Colombia

#ParoNacional – Los transportadores del país cumplieron y generaron caos en la movilidad

El paro de transportadores anunciado hace un par de días inició con fuerza en algunos de los municipios circunvecinos de la ciudad de Bogotá, donde los habitantes de Soacha, Chía y Facatativá han sido los primeros afectados con las protestas en contra del Gobierno Nacional por las elevadas sanciones que se estarían cobrando a los conductores de todo el país.

Recordemos que este nuevo paro fue anunciado el pasado 14 de septiembre, mediante un video en el que uno de los representantes del gremio de los taxistas reveló que para el lunes 23 de septiembre, comenzaría un nuevo paro de transportadores tras el fracaso en las negociaciones que sostuvieron con representantes del Ministerio de Transporte.

Hernando Chaves, quien es uno de los representantes del movimiento de transportadores y taxistas de todo el país, manifestó en aquel video sobre las distintas acciones que llevarían a cabo, con la intención de llamar la atención de las autoridades nacionales para poder solucionar el tema de sanciones que según argumentan los transportadores, serían medidas completamente injustas ante las elevadas tarifas que deben asumir para poder trabajar.

Uno de los municipios con mayor problema de movilidad es Soacha, puesto que además de verse afectados por el paro de transportadores, no poseen buses alimentadores que permitan llegar a la gente hasta las estaciones de Transmilenio, así lo confirmó su alcalde Eleazar González Casas, quien explicó varios temas durante una entrevista realizada por La FM.

González aseguró que cerca del 18% del transporte de soacha opera de forma ilegal, entre servicios de plataformas ilegales, junto con sistemas no regulados por MinTransporte; insistiendo en que los problemas de movilidad del municipio radican en cómo los ciudadanos estarían reemplazando al alimentador por un vehículo informal, que sumados al cese de actividades por parte del gremio de transportadores, harían casi imposible la movilidad de manera fluída.

Ante los múltiples problemas de algunas personas para desplazarse a sus lugares de trabajo, muchos han optado por formas ilegales de transporte, movilizándose en camiones que prestan el servicio de manera informal y sin ningún tipo de medida de protección para las personas que se arriesgan a montar en estos vehículos.