Políticos

¿María Fernanda Cabal la senadora a la que le falta educación?

Vicky Dávila tuvo un pequeño cruce de palabras con la senadora María Fernanda Cabal a través de Twitter después de que esta la tildara de “pendeja” por una opinión que expresó en la misma red social, sobre las manifestaciones que ocurrieron durante esta semana en Bogotá, por parte de varias universidades.

El trino de Dávila que dio inicio a este episodio fue publicado este sábado. En su comentario la Periodista brindó su apoyo a los estudiantes que se movilizaban en protestas de modo pacífico, pero aclaró que tiene un claro rechazo por los vándalos que se aprovechan de estas convergencias para llevar a cabo acciones en contra de la ley y accionar de manera destructiva.

“#YoApoyoLosEstudiantes que protestan pacíficamente, los admiro y los respeto. Pero #NoApoyoALosVándalos violentos que siembran miedo y destruccion. Y usted?”, fue la publicación de Dávila

Al ver esto, la senadora no quedó nada contenta, pues según lo que expresó en su respuesta, considera la posición de Dávila como “dual”, lo que da lugar, según explica la uribista, a la supuesta justificación de lo injustificable. Sumado a esto, también afirmó que consideraba esta posición como “pendeja”.

“El problema es esa postura dual tan pendeja que termina por justificar lo injustificable. Los estudiantes a estudiar. No a joderle la vida a los demás”, expresó la Congresista.

El señalamiento directo de tener una posición “dual pendeja” no pareció agradar mucho a la Comunicadora, quien decidió tomar una posición serena y poner una respuesta de condescendencia para restar importancia a los señalamientos de Cabal, y así dar final a la discusión, dejando ver a la uribista como una persona desmedida en sus palabras.

“Sí, senadora. Soy una pendeja. Usted tiene razón”, fue todo lo dicho por Vicky Dávila.

Más allá de la situación, la senadora del Centro Democrático fue fuertemente criticada porque para muchos, tiene  la mala costumbre de insultar a los demás, demostrando que no puede sentar su postura sin agredir.