Políticos

La puja por la Defensoría del Pueblo

Un verdadero sismo político parece avecinarse por cuenta de una sonada elección que tiene frotándose las manos a muchos partidos políticos: el nuevo Defensor(a) del Pueblo.

A la espera de que el presidente Iván Duque envíe la terna a la Cámara de Representantes –un proceso que debe hacer antes del próximo 13 de agosto–, el voraz apetito de la clase política está más vivo que nunca.

Ese interés tiene origen en que la Defensoría maneja un presupuesto de $600.000 millones y un esquema que lleva a tener una amplía planta de personal en las regiones, algo que lógicamente hace muy atractiva la entidad para todos los partidos.

Con una elección que debe hacerse antes del primer mes de sesiones (21 de agosto) y a la espera de una posesión el 1 de septiembre del nuevo Defensor, es así como en las últimas horas se agitó el sonajero por la conformación de la misma terna.

Un nuevo nombre saltó a la palestra por su cercanía con el Fiscal General de la Nación, Francisco Barbosa; y al ser mencionado también como alguien cercano al presidente Iván Duque. Se trata de Alfonso Campo Martínez, actual director de la Unidad Nacional de Protección (UNP).

De Campo en su momento se dijo que estaba inmiscuido en un escándalo por un supuesto fraude para la elección del personero de Valledupar. Luego de declinar su aspiración, el actual director de la UNP denunció penalmente a quienes le acusaban. Los denunciados –luego del escándalo– admitieron que no tenían pruebas sobre el supuesto fraude, se vieron obligados a retractarse y a disculparse. Tras esto, el proceso fue archivado.

La pugna

En la pelea por la Defensoría el partido que más ha sonado es La U. Y es que se ha dado hasta una puja al interior del mismo partido que reclama esta designación. Hace unas semanas se conoció que la colectividad envió una lista a la Casa de Nariño en la que están Carolina Carrillo, saliente directora administrativa de la Cámara; Álvaro Echeverri, secretario del partido y señalado como cercano al senador Roy Barreras; y Angelino Lizcano, exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura.

Y una disputa al interior de La U se hizo evidente porque no fue incluida Elizabeth Martínez Barrera, secretaria de la Comisión Tercera de la Cámara. En una carta al presidente de la U, Aurelio Iragorri Valencia, -con copia a la Casa de Nariño- hubo el reclamo de trece representantes, algo que no gustó mucho en Palacio al considerar que quedaba en el ambiente una disputa burocrática para un cargo que es de defensor de los DD.HH.

En medio de este pulso político –que tiene interesados a muchos altos servidores– solo falta que el presidente Iván Duque presente la terna ante la Cámara de Representantes y haya ‘humo blanco’ en las elección.