viernes, febrero 2, 2024
Políticos

Julián Andrés Hoyos, dueño del uso marcario de “Matarife”

El actual dueño de la marca “Matarife”, es publicista, desarrollador de marcas y artistas. A su vez, hace parte de un grupo de asesores en temas legales, con los cuales tomó la decisión titánica de defender el registro de marca “Matarife” en Colombia.

La marca “Matarife” nació en Estados Unidos y posteriormente se adquirieron los derechos, por parte del equipo de Hoyos, para defenderla en territorio Colombiano de usos no autorizados.

Sobre las implicaciones que tendrá la marca, después de la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), emitida el 5 de febrero del presente año, estas se enmarcan en que solamente el señor Hoyos es el único propietario de la marca “Matarife” y solamente él decide quién, cómo y dónde se debe usar dicha marca.

Cualquier uso no autorizado, como los promovidos y usados por Daniel Mendoza da lugar a una infracción a los derechos de la marca y se llevará a instancias judiciales correspondientes.

Ahora que se conoce que el dueño de la marca “Matarife” es Julián Hoyos, la misma será promovida de forma distinta a la que se venía conociendo hasta el 5 de febrero, en donde la misma era usada para calumniar o injuriar al expresidente Uribe, abusando de los límites contemplados. Ahora bien, aquellos que promovieron la marca de forma inadecuada deben ser judicializados por las autoridades.

Hoyos manifestó que: “De entrada anticipo que en mi calidad de dueño de la marca NO PERMITIRÉ que la misma siga siendo usada para violar la honra ni manchar el buen nombre de nadie”.

Sobre la marca, esta fue concedida como: la palabra matarife en color rojo y con un tipo de letra característico sobre un fondo negro.  Es la misma marca que ha sido engañosamente empleada por terceros para la presentación de videos denigratorios y calumniosos contra personas e instituciones. La misma fue concedida específicamente para producciones televisivas y de video presentadas a través de internet y de cualquier plataforma, entre otros servicios. 

Como resultado, la importancia de la decisión de la SIC es que deja claro que existe un dueño de la marca, que no comparte el uso ilegal que se ha hecho de la misma en forma arbitraria e ilegal para calumniar a ciertas personas.