Congreso

“Es responsabilidad del Estado controlar la paz y la vida en los territorios”: senador Roy Barreras

“La Comisión de Paz vino a Caloto a expresar su respaldo a los líderes sociales y a la guardia indígena y a decirles que NO están solos. Los criminales no van a acallar sus voces. Los enemigos no son los líderes, ni los indígenas, sino los criminales dedicados al narcotráfico que disfrazados de disidentes de las Farc pretenden imponer control armado sobre el territorio. Pero no van a lograrlo”, señaló el senador Roy Barreras, copresidente de la Comisión de Paz.

Así mismo indicó que “la paz se hizo para que el Estado ocupe el territorio y no para que lo abandone, como está pasando. Una vez que las Farc salieron de varios territorios -gracias a la firma del proceso de paz y a la desmovilización- el Estado no cumplió con su obligación de ocuparlos. Y ahora, otros grupos criminales y carteles mexicanos ocuparon esas tierras -en complicidad con grupos locales- y asesinan las voces de líderes sociales y guardias indígenas que tratan de mantener sus tierras”.

Luego de haber escuchado diferentes voces de autoridades indígenas, civiles, policiales y militares, la Comisión de Paz manifestó algunas conclusiones del encuentro:

1.”Haremos un debate de control político donde puedan responderse preguntas aún no resueltas, como por ejemplo: ¿De qué manera ingresan y salen de esta zona sin mayor control los insumos indispensables para la fabricación de la cocaína? ¿Por qué razón toda la atención de las autoridades y del gobierno se centra en la hoja de coca y no en los insumos? ¿Por qué se fugó de manera inexplicable ‘alias Barbas’, el jefe de la más importante organización de narcotráfico de esta zona?”, agregó Barreras.

2. La Comisión de Paz propone la creación de una ‘Carpa Blanca’ con delegados de la Fiscalía, Procuraduría, Defensoría y autoridades civiles, locales y departamentales. Este será un sitio de encuentro entre las jurisdicciones y autoridades indígenas, civiles, policiales y militares para evitar fronteras invisibles que han impedido que puedan hacerse sinergias efectivas entre las guardias indígenas, Ejército y Policía contra el narcotráfico. Es indispensable concertar actividades que permitan proteger la vida y el territorio sin vulnerar la autonomía de las autoridades indígenas.