viernes, diciembre 1, 2023
Políticos

ERC condiciona la lista única a que la integre todo el soberanismo

Esquerra Republicana ha condicionado este sábado la oferta de Carles Puigdemont de acudir a las elecciones catalanas del próximo 21 de diciembre con una lista unitaria independentista a que formen parte de esta candidatura todas las fuerzas soberanistas. Así se ha decidido en la reunión extraordinaria de su consejo nacional, celebrada en Barcelona: o la lista está formada por todas las fuerzas que integraban la coalición Junts pel Sí y también la CUP y parte de En Comú Podem, o mejor acudir por separado a los comicios. Esta condición hace muy difícil que la lista única sea una realidad.

El partido de Oriol Junqueras no quiere reeditar sin más la coalición Junts pel Sí, que gobernó Cataluña hasta hace dos semanas. Desde ERC consideran que solo tiene sentido una lista unitaria si incluye el independentismo pero también las fuerzas que han rechazado claramente la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El objetivo de fondo sería conseguir una candidatura que logre más del 50% de los votos potenciales del 21 de diciembre y obtener una mayoría tanto en sufragios como en escaños. Los republicanos quieren que en esta lista incluya, además de sus siglas, el PDeCAT, Demòcrates -la escisión independentista de Unió-, Més y parte tanto de Podem como de Catalunya en Comú, el partido de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Pero las condiciones que pone ERC par la lista única son muy complicadas de alcanzar. En primer lugar porque el próximo martes vence el plazo para presentar las coaliciones electorales y la CUP no decidirá hasta el próximo fin de semana cómo acude a los comicios. Además, Podem no finaliza hasta el próximo martes su consulta interna sobre si acudirá conjuntamente con el partido de Colau. Esta formación, además, se ha mostrado siempre muy reacia a acudir a las elecciones con partidos como el PDeCAT.

La CUP no ha querido comprometerse con la lista única. Se ha limitado a criticar el adelanto electoral por considerarlo ilegítimo, si bien no ha afeado a los partidos de Junts pel Sí que decidan participar en los comicios. Los anticapitalistas, sin embargo, sí han reprobado que el Govern destituido no haya hecho ningún acto de cara a “reivindicar la república catalana” o comenzar el proceso de redacción de su Constitución.

La mala experiencia de Junts pel Sí

La nueva polémica sobre la lista única ya la vivieron ambos partidos cuando se conformó Junts pel Sí. Las formaciones tenían recelos sobre la aventura en común pero la presión de las entidades independentistas terminó por forzar la unión. Mientras que las encuestas le son propicias a ERC, el PDeCAT ve reducidas sus posibilidades en solitario. Pero ninguno de los dos partidos quiere ser visto como el que sabotea una lista unitaria.

La número dos del partido, Marta Rovira, ha presidido la reunión y ha enviado mensajes contradictorios al inclinarse por participar en la votación pero al mismo tiempo ha amagado con boicotearla si no se libera a los exconsejeros en prisión y a los líderes de las entidades independentistas. “El Estado tiene esta primera prueba, si quiere demostrar que realmente es demócrata tiene que dejar en libertad a los líderes de las formaciones que concurren”, ha asegurado Rovira.

Rovira ha puntualizado que, según ella, se trata de unas elecciones “ilegales e ilegítimas”, pero ha apostado porque los republicanos participen para mostrar una vez más la fuerza del independentismo en Cataluña. “Ellos quieren que cambiemos los papeles del referéndum del 1 de octubre, llamándonos a las urnas creen que rompían con la coherencia de nuestros hechos y relatos. Están equivocados, antes que independentistas somos demócratas”, ha asegurado la líder republicana.

“No podemos dejar el país en manos de unas mayorías políticas diferentes a las que aquí tiene mayoría, de unas élites españoles que no nos representan y va en contra de nuestro progreso”, ha advertido Rovira. Y después de recordar el papel clave de los ayuntamientos en la organización de los comicios y de cómo la participación de Esquerra y otros partidos independentistas “legitiman” la votación hizo una advertencia: “Aceptamos ir a las urnas si los presos salen de prisión”.

El equipo de prensa ha intentado matizar posteriormente esta frase, asegurando que no se trata de una amenaza sino de una petición para que las elecciones se puedan celebrar con normalidad. Rovira, sin embargo, ha enfatizado en su discurso que “todas las ideas políticas tienen que concurrir en igualdad de condiciones y ellos no tienen presos políticos. Es el mismo efecto que ilegalizar un programa electoral”.

El consejo ha comenzado con una larga ovación a Rovira, que se ha emocionado en varios momentos de su intervención y que ha sido bastante críptica en algunos momentos. La líder provisional del partido ha sido recibida con un aplauso y gritos de libertad que se han extendido por algunos minutos. Después ha enviado mensajes a Oriol Junqueras y el resto de exconsejeros republicanos que se encuentran en prisión preventiva por los delitos de rebelión y sedición.

ELPAIS