Gobierno

División en el Gobierno Nacional con propuesta de reglamentar la protesta social

Tras las marchas que tuvieron lugar en la ciudad de Bogotá a finales de septiembre y los actos «vandálicos» que afectaron las instalaciones del Icetex y algunos buses de la capital, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez declaró que es necesario reglamentar la protesta social en Colombia.

En el marco de la conmemoración de los 170 años del Partido Conservador, la vicepresidenta le solicitó a su colectividad que lidere el debate sobre regular la protesta social.

Una cosa es la protesta y otras las vías de hecho. Es urgente reglamentar la protesta social porque la anarquía que vimos la semana pasada nos está notificando que esto va a seguir en modo protesta, hoy por los estudiantes, ayer por los campesinos, mañana por los transportadores, pasado mañana no sabemos. Por más protesta, por más Estado, por más economía que tengamos, puede dejar de ser viable, manifestó la vicepresidenta.

Esta iniciativa de reglamentar la protesta social generó gran choque con la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez, advirtió que el Gobierno Nacional no está en posición de embarcarse en este proyecto legislativo. Además, asegura que ya existen normas que decretan cómo deben actuar las autoridades frente a las protestas.

La vicepresidenta lo que manifestó fue la necesidad de hacerlo en razón de la decisión de la Corte Constitucional pero, por ahora, el Gobierno no presentará un proyecto al respecto. Las autoridades de Policía tienen que actuar y lo están haciendo y obviamente conjugado en inteligencia e investigación, manifestó la ministra del Interior en la W Radio.

Asimismo, la ministra reiteró que aunque la Corte Constitucional tumbó ciertas normas, actualmente la Fuerza Pública de Colombia tienen el deber «legítimo» de poner orden. Por lo cual, el Gobierno no reglamentará la protesta social en el país.

Por otro lado, la vicepresidenta también manifestó que muchos de los encapuchados que participaron en las protestas estudiantiles y que realizaron actos de «vandalismo», provenían de Venezuela.