jueves, abril 11, 2024
Colombia

Centro Nacional de Memoria Histórica recordó masacre de Segovia que cumple 31 años

Ayer se cumplieron 31 años de la masacre de Segovia, en Antioquia, donde paramilitares asesinaron, lista en mano, a 46 personas, la mayoría de ellas simpatizantes de la Unión Patriórica.

Según las investigaciones judiciales, detrás de este crimen también estuvieron políticos y miembros de la fuerza pública.

La masacre ocurrió un viernes de un fin de semana festivo, tres años después de la conformación del partido político Unión Patriótica, que nació de los Acuerdos de Paz de las Farc con el gobierno de Belisario Betancur. A este movimiento se le unieron líderes sindicales, defensores de Derechos Humanos y colectivos sociales. La UP ganó la Alcaldía de Segovia  y 6 de 10 curules del Concejo municipal en las elecciones de 1988. Esta victoria política incomodó a Fidel Castaño, terrateniente de la zona, quien había jurado vengar la muerte de su padre, ejecutado por las Farc. Castaño conformó un grupo de hombres armados y atacó Segovia en uno de los primeros atentados paramilitares del país.

Financiados por el narcotráfico, los paramilitares tuvieron acceso a armas, uniformes y entrenamiento militar. Llegaron al pueblo con listas y ejecutaron asesinatos selectivos de personas desarmadas. El objetivo era eliminar a todos los simpatizantes de la Unión Patriótica. Además, de acuerdo con investigaciones judiciales, los agentes de la fuerza pública que custodiaban Segovia permitieron el ingreso de los paramilitares al municipio.

El extermino dejó, además, al menos 45 heridos y centenares de víctimas en los familiares de los fallecidos. La masacre de Segovia es recordada como un episodio muy oscuro de nuestro conflicto armado. También introdujo otro actor a él, los paramilitares, que cambiarían las dinámicas de la guerra hasta nuestros días.

Los grupos paramilitares, en ese entonces, estaban en proceso de consolidación. Hasta finales de los 80 dependieron económicamente del Cartel de Medellín, liderado por Pablo Escobar, pero poco a poco se independizaron de él. Grupos de combatientes, comandados por los hermanos Vicente y Carlos Castaño, comenzaron a tener control territorial de grandes terrenos, se apoderaron de economías ilegales y comenzaron a hacerse cargo de la población. La masacre de Segovia tuvo intereses económicos además de políticos: en aquel entonces, Segovia era el municipio con más reservas de oro en todo el país.