ColombiaOpinión

Autoridad y coherencia

Por: Raúl E. Tamayo

Las palabras de la senadora María Fernanda Cabal suenan como música de esperanza, cuando habla con firmeza, con argumentos y con pruebas contundentes de los actos criminales que las guerrillas de las Farc, el Eln y los vándalos incendiarios del paro nacional, han causado, cada uno en su tiempo y que han sido aupados e impulsados por los parlamentarios de izquierda desde el Congreso, desde las redes sociales y algunos medios de comunicación.

Su entonación caleña resalta la fortaleza de sus palabras para rebatir los argumentos de la oposición que atacan al Gobierno, a la derecha y a Colombia.

Conocí a esta valerosa mujer luchando en Urabá contra los usurpadores de tierras, liderados por dirigentes del Epl. Ella defendía a los campesinos y ganaderos a quienes les invadieron sus tierras los enemigos de lo ajeno. Luego he seguido su trayectoria en el Congreso al lado del expresidente Álvaro Uribe Vélez y mis siempre jefes, conservadores que militan con él en calidad de préstamo.

Desde los cuarteles azules, consultando muchos pareceres, vemos con esperanza la aspiración de la senadora Cabal a la candidatura presidencial y pensamos como la columnista María Andrea Nieto que nos dijo: “¿Y por qué no María Fernanda Cabal?”.

Después vinieron las entrevistas de Vicky Dávila y Julio Sánchez en Semana y la doble W. Con temas diferentes y cada vez más segura, sin titubear, la senadora Cabal da sus opiniones con verticalidad, seguridad y coherencia. Lo que haría en su presidencia en caso de llegar a la Casa de Nariño.

Los que estamos viviendo en esta querida tierra colombiana, pasando por una dolorosa epidemia y soportando los ataques de unos cobardes vándalos que se escudan en sus máscaras faciales, más capuchas de bandidos, para incendiar, romper vitrinas, robar bancos y almacenes, matar y quemar policías, destruir inmuebles públicos y privados, financiados y organizados por dirigentes de izquierda, muchos desde el mismo Congreso.

Como defensor de la democracia, no puedo negar que este sistema de gobierno tiene muchos defectos, entre otros, el tener que soportar ataques contra la seguridad, la movilidad y sufrir el vandalismo. A veces la democracia les da más garantías a los malos.

Por eso retumban en mis oídos las palabras de don Guillermo Cano: “Nos apartamos… del criterio de quienes creen que es más útil a la democracia callar… y disminuir sus posibles errores, que denunciarlos”.

Apoyo y admiro a nuestro presidente Iván Duque y su Gobierno, pero miro con esperanza una presidencia con autoridad, coherencia y respeto por el orden y los principios conservadores como promete María Fernanda Cabal.

Ñapa: Nos encantó la posición del Asesor de Paz del presidente Iván Duque, en lo que respecta al Eln. Los negociadores de esta guerrilla en Cuba, dicen que ellos no responden por los actos del Eln de Colombia. “Esto no es un juego, ni un chiste. No más engaños, que renuncien a secuestrar, a reclutar menores, a instalar minas antipersonales. Insistimos en la extradición de los negociadores del Eln que están en Cuba”. Juan Camilo Restrepo habla claro. “Vamos por una paz con legalidad”