CMX01. CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO), 01/12/2018.- El nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, asume el cargo durante su ceremonia de investidura hoy, en la sede de la Cámara de Diputados, teniendo como testigos a diputados y senadores en una sesión conjunta del Congreso, en Ciudad de México (México). Obrador prestó hoy juramento como nuevo jefe de Estado de México y, de manos del diputado Porfirio Muñoz Ledo, recibió la banda presidencial que le entregó el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto. EFE/Jorge Núñez
Internacional

Andrés Manuel López Obrador plantea legalización de la droga como medida de combate a este flagelo en México

De acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2019-2024, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador plantea reformular el combate a las drogas y reducir los niveles de consumo a través de levantar la prohibición a las sustancias que hoy son ilícitas.

El documento enviado por el Ejecutivo federal a la Cámara de Diputados propone que los recursos destinados a combatir el trasiego de drogas ilícitas sean aplicados en programas masivos, “pero personalizados” a reinserción y desintoxicación.

El texto de 298 páginas advierte que en materia de estupefacientes “la estrategia prohibicionista es ya insostenible, no solo por la violencia que ha generado sino por sus malos resultados en materia de salud pública”.

El Plan Nacional de Desarrollo no detalla qué tipo de drogas buscarían prohibir, solo se señala “las que actualmente son ilícitas”.

“El modelo prohibicionista criminaliza de manera inevitable a los consumidores y reduce sus probabilidades de reinserción social y rehabilitación”, de acuerdo con el documento oficial.

El gobierno de AMLO sostiene que la “guerra contra las drogas” ha escalado el problema de salud pública que representan las sustancias actualmente prohibidas hasta convertirlo en una crisis de seguridad pública.

“La alternativa es que el Estado renuncie a la pretensión de combatir las adicciones mediante la prohibición de las sustancias que las generen y se dedique a mantener bajo control las de quienes ya las padecen mediante un seguimiento clínico y el suministro de dosis con prescripción”. Ello para en un segundo paso ofrecerles tratamientos de desintoxicación personalizados y bajo supervisión médica.

Sin embargo, aclaran que la propuesta de legalización incluye y “ello debe procurarse de manera negociada, tanto en la relación bilateral con Estados Unidos como en el ámbito multilateral, en el seno de la ONU”.