Noticias

La brutalidad del régimen de los Ortega en Nicaragua

La represión en Nicaragua se ha convertido en una arremetida sin límites a los derechos de sus habitantes. En tres meses de protestas más 309 personas han perdido la vida, además de los miles de muertos de los ataques contra los opositores del régimen de los Ortega (mientras en Venezuela en todo el año han muerto 150 personas a comparación).

Ortega es el presidente, su esposa la vicepresidente, sus hijos ocupan altos cargos como consejeros o poseedores de grandes medios, y ante tal nepotismo el régimen vio cómo se alzaba la ciudadanía en su contra debido a su propuesta de Reforma Pensional, que, aunque ya fue retirada, hoy tiene en las calles a los nicaragüenses pidiendo la caída de los Ortega.

La Iglesia Católica ha intentado mediar en el conflicto, pero la situación solo ha tendido a empeorar, luego de que fuerzas paramilitares atacaran a los propios obispos católicos que intentaban el dialogo y que han reclamado falta de voluntad política del régimen para llegar a la paz.

La solicitud de elecciones anticipadas ha sido callada tanto por fuerzas oficiales, como por fuerzas paramilitares, con denuncias que ahora pasan a la presión diplomática, el Departamento de Estado de los Estados Unidos alzó su voz de protesta, al igual que otros 12 países de Latinoamérica que reclaman al presidente Daniel Ortega por la brutalidad con la que se ha tratado la crisis.

El Secretario General de la ONU Antonio Guterres hizo su propio llamado para que termine la violencia, mientras opositores al régimen han señalado que han llegado al país fuerzas paramilitares desde Venezuela, a propósito, el único país que en cabeza de Nicolás Maduro apoya las acciones del presidente Daniel Ortega.

 

Países centroamericanos afectados

Costa Rica y Panamá al sur y Guatemala y El Salvador al norte del país, han reclamado que sus rutas de comercio que tienen un cruce obligado por Nicaragua se han visto seriamente afectadas, la caída de tránsito de mercancías cayó un 79%, según la Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica la crisis del Nicaragua les ha costado a sus vecinos 21,1 millones de dólares, y los productos involucrados han aumentado un 37% su valor. Pero su valor podría superar los 760 millones de dólares en pérdidas, dato que según el estudio es demasiado elevado para estos países.

El llamado de los nicaragüenses es por la gravísima violación a los derechos humanos en ese país, y el restablecimiento de la democracia, en una situación donde los Ortega pierden legitimidad con cada ataque a la población, la represión estatal y la presión para mantener el orden a través de las armas, podría buscar el mantenimiento del poder presidencial al estilo venezolano, pero en un país que no posee los recursos y la estabilidad regional para mantenerlo. ¿Cuánto durará la masacre en Nicaragua?

Fuente